ErfolgskonzeptNuestros servicios de consultoría en nada tienen que ver con el del famoso chiste del consultor y las ovejas(1). No pretendemos decirle lo que ya sabe sino contarle lo que los sus datos dicen. Por eso entendemos básico medir para gestionar y para mejorar. Sabemos que muchas veces su día a día le deja poco tiempo dedicarlo a este aspecto, pero no se preocupe, nosotros nos podemos encargar de ello de tal manera que analizaremos sus datos y la historia que cuentan y a partir de ahí, le propondremos aquellas medidas que bajo nuestra experiencia mejor se adapten a su organización, recursos y medios. Tal vez ya tenga sobre la mesa innumerables informes referidos a propuestas de implantación de eficiencia energética: sustitución de alumbrado, cambio de equipos de climatización, microcogeneración, biomasa, etc. y todos ellos ofreciéndoles porcentualmente importantes ahorros. Nosotros le decimos que si dichos informes no están basados primero, en el conocimiento preciso de su actividad y de usted mismo, es difícil que finalmente obtengan el resultado ofrecido. Se lo decimos por experiencia propia.

Nuestra forma de trabajar es distinta. Primero nos esforzaremos por conocer su actividad, cuáles son sus necesidades en materia energética y sus consumos y a partir de ahí, y de los datos recogidos, le propondremos y evaluaremos las mejores acciones encaminadas al uso óptimo de sus recursos energéticos. Todo ello con el objeto de una mejor utilización de la energía contratada y por tanto siempre orientado al ahorro económico de este recuso. Somos también conscientes que las prioridades de cada empresa son distintas en función de la situación en la que se encuentre. Por ello siempre encontrará en nosotros soluciones realistas y adaptadas a sus necesidades. Considérenos parte de su equipo, y como tal actuaremos. Nuestro éxito será el suyo.

 

(1)  Por si no conoce o recuerda el chiste:

Está un hombre dando de pastar a su rebaño de ovejas, cuando de repente aparece por el inhóspito camino un 4×4 full equipment ABS-EPC-P2 0Km. Se detiene frente al viejito y se baja un tipo de no más de 30 años con chupa negra, camisa blanca Hugo Boss y zapatillas DKNY. Se acerca al viejo y le dice: “Señor, si yo le adivino cuántas ovejas tiene usted en su rebaño, ¿me regala una?” El viejo responde con algo de asombro: “Sí, cómo no.”
Entonces el joven vuelve a su 4×4 y saca un ordenador portátil AGF S-8000 con 4 Gb de MegaRAM. Se conecta a la red de redes, baja una base de datos de 300 MB y entra en una página https de la NASA. Mediante un satélite y vía GPS identifica la zona exacta donde está el rebaño, calcula el promedio histórico del tamaño de una oveja tipo “merino”, mediante una tabla dinámica de Excel y con la ejecución de algunas macros personalizadas en Visual Basic, logra completar el diagrama de flujo del Microsoft Project. Luego de tres horas le responde al viejo: “Usted tiene 1.347 ovejas y 4 pueden estar preñadas”.
El viejo, atónito y sin poder creerlo, asintió y le dijo que efectivamente, que así era, y que se llevara su oveja.
El joven tomó una oveja y la cargó en el todo terreno. Cuando estaba a punto de irse el viejo lo detuvo y le preguntó: “Disculpe, pero si yo llegase a adivinar cuál es su profesión, usted ¿me devuelve mi oveja?” El joven le dijo sonriente: “Seguro, hombre.” El viejo entonces contestó: “Usted es consultor.” El joven, sorprendido completamente, comentó: “¡Exacto!” y mientras le devuelve la oveja que había tomado preguntó: “¿Cómo se dio cuenta?”
Y el viejo le respondió: “Por tres razones. PRIMERO, usted vino sin que yo lo llamara. SEGUNDO, me cobró una oveja por decirme algo que yo ya sé. TERCERO, se nota que no conoce NADA de mi negocio porque se estaba llevando a mi perro.»