¿QUÉ ES BIM?

BIM (Building Information Modeling) es una metodología de trabajo colaborativo que permite a todas las disciplinas involucradas en la realización de un proyecto trabajar en un único archivo (o modelo BIM) en el que se diseña la arquitectura y las instalaciones en paralelo. Esta nueva forma de trabajo permite la reducción drástica de errores, detectando interferencias entre arquitectura e instalaciones en fases tempranas de diseño.

La vida de un modelo BIM no acaba con la entrega del edificio. Una vez que el proyecto pasa a fase de ejecución y posteriores, este modelo BIM es de gran ayuda para las empresas de mantenimiento y Facility Managers.

¿QUÉ ES UN MODELO BIM?

De manera sencilla y rápida, se podría definir un modelo BIM como una maqueta virtual que contiene toda la información de los objetos que contiene. No es una renderización ni una infografía, es una representación virtual de un edificio real con todo su continente y su contenido, tales como instalaciones o activos (mobiliario, equipos informáticos, etc) y sus propiedades físicas (dimensiones, volumen, etc). Por ejemplo, de un muro puede tener información de sus dimensiones y sus componentes (ladrillo, yeso) y de una bomba el flujo o la potencia.

¿QUÉ SON LAS FAMILIAS DE PRODUCTOS?

Hay que indicar que un objeto desarrollado para esta metodología no es un dibujo en CAD ni parte de un catálogo comercial convencional. Se trata de una representación tridimensional de un producto concreto: enfriadora, unidad interior, climatizador, etc. al cual se le ha incorporado un conjunto de parámetros: datos numéricos, texto, metadatos, etc. que pueden hacer referencia a sus características, mecánicas, eléctricas, dimensionales, acabado, mantenimiento, comerciales, etc. Todos aquellos productos que comparten el mismo tipo de parámetros y únicamente difieren en sus valores cuantitativos constituyen los tipos de esa familia.

COMO FABRICANTE ¿EN QUÉ ME AFECTA SU IMPLANTACIÓN?

Para desarrollar un modelo BIM es necesario que todos aquellos objetos que se van a utilizar para definir un proyecto arquitectónico o de instalaciones estén disponibles para su uso por parte de los arquitectos o ingenieros proyectistas. Es por ello que en este proceso los fabricantes juegan un papel esencial a la hora de proporcionar al mercado todos sus productos adaptados a esta metodología. Desde una enfriadora, climatizador o luminaria, hasta cualquier otro elemento, tubería, válvula, o brida necesaria para la definición ejecutiva de una instalación.

Dada la escasez actual de objetos, muchas veces se están utilizando modelos genéricos o incluso diseñados ad-hoc para el proyecto en cuestión, con lo que se está desaprovechando en enorme potencial comercial y prescriptivo que el momento actual ofrece a los fabricantes de productos para la construcción e instalaciones.

¿CÓMO PUEDE AYUDAR BIM AL MANTENIMIENTO Y LOS FACILITY MANAGERS?

Hemos dicho que un modelo BIM contiene toda la información y propiedades de los activos y equipos del inmueble o edificio. Visto de otra manera, es un inventario preciso y actualizado de los equipos a mantener. ¿Qué hacemos con esa información? traspasarla al CAFM que el FM use de manera habitual de manera que se evitan redundancias de esa información o algo peor, pérdidas de información.

Una de las consecuencias inmediatas de tener un inventario tan preciso no es otra que el ahorro de tiempo y dinero a la hora de realizar contratos de mantenimiento. Al disponer de una lista detallada de los equipos de la instalación, conocer las normativas que deben cumplir, o las fechas de las revisiones que deben pasar, etc, es más fácil y rápido para el gestor de mantenimiento o FM decidir las condiciones de sus contratos de mantenimiento. Todo esto redunda en un ahorro de entre un 3% y 6% para las propiedades que mantienen inventarios actualizados.

En cuanto al ahorro de energía, el hecho de poder identificar los equipos implicados en el uso de energía y que requieren de mantenimiento puede generar un retorno de la inversión del 3% en el ahorro de energía.